La Universidad de Granada, principal beneficiaria de las Ayudas de Investigación del Centro de Estudios Andaluces

  • Han sido seleccionados cinco proyectos de investigación, con una dotación de 95.000 euros, que se desarrollarán durante el año 2011

El Centro de Estudios Andaluces ha presentado en Sevilla los resultados de la Convocatoria de Ayudas a Proyectos de Investigación, en un acto encabezado por la consejera de la Presidencia de la Junta de Andalucía, María del Mar Moreno. Esta edición ha dado como resultado la selección de 16 proyectos, que serán ejecutados por 69 investigadores procedentes de todas las universidades andaluzas a lo largo del próximo año, cuya dotación global alcanza los 322.000 euros.

A esta sexta convocatoria de Ayudas a Proyectos de Investigación han concurrido un total de 160 proyectos procedentes de toda España. Las propuestas seleccionadas se han ajustado a las líneas estratégicas de investigación y de estudio establecidas por el Centro de Estudios Andaluces, haciendo especial hincapié en esta edición a los proyectos que ayuden a detectar los retos del futuro que afrontará, a corto y medio plazo, la Comunidad Autónoma andaluza.

Respecto a los beneficiarios de estas ayudas, destaca la Universidad de Granada que recibirá cerca de 95.000 euros para el desarrollo de cinco proyectos de investigación, seguida de la Universidad de Sevilla, con una dotación de más de 70.000 euros y tres proyectos.

De corte principalmente económico, y lideradas por la Facultad de Ciencias Económicas y Empresariales, los trabajos de la UGR analizarán aspectos relacionados con el Empleo, el Comportamiento Electoral, la Ley de Dependencia y la Movilidad Urbana. En concreto, los proyectos de investigación seleccionados son:

  • Concurrencia y (des) coordinación en las políticas activas de empleo: factores de distorsión de la gobernanza en Andalucía. Santiago Delgado Fernández. Facultad de Ciencias Políticas y Sociología.
  • Yacimientos de empleo y políticas sociales: los servicios relacionados con la atención a personas en situación de dependencia en Andalucía. José Antonio Camacho Ballesta, Facultad de Ciencias Económicas y Empresariales.
  • Factores económicos, bienestar social y comportamiento electoral en Andalucía: un modelo explicativo desagregado a nivel municipal. Juan de Dios Jiménez Aguilera, Facultad de Ciencias Económicas y Empresariales.
  • Valoración de inequidades en el régimen de financiación de la Ley de Dependencia. Consecuencias para la Comunidad Autónoma de Andalucía. Roberto Montero Granados, Facultad de Ciencias Económicas y Empresariales.
  • Modelos urbanos y movilidad sostenible en las aglomeraciones andaluzas: propuestas locales para romper tendencias globales. Carmen Lizarraga Mollinedo, Facultad de Ciencias Económicas y Empresariales.

Todas las propuestas presentadas han sido objeto de una doble evaluación: de un lado, la realizada por 9 investigadores ligados al Centro de Estudios Andaluces y, de otro, por 24 evaluadores externos con el objeto de garantizar la objetividad e integridad del proceso. Entre ellos se encuentran investigadores de Universidades andaluzas, y de otras comunidades como la Universidad Autónoma de Barcelona, la Pompeu Fabra, la Complutense de Madrid o las Universidades del País Vasco, Zaragoza, Valencia o Castilla La Mancha. Entre los criterios de evaluación se encuentran la excelencia, el interés y la relevancia científica de los objetivos de la propuesta; el grado de innovación; la aplicabilidad social de los resultados, la calidad técnica del proyecto y el currículum del solicitante.

Las ayudas a proyectos de investigación del Centro de Estudios Andaluces, en marcha desde el año 2005, tienen como objeto financiar las propuestas que contribuyan al conocimiento y análisis en torno a la realidad y los retos futuros en el ámbito social, político, económico y cultural de Andalucía. A lo largo de los últimos cinco años, la Fundación ha conseguido beneficiar con estas ayudas a más de 100 proyectos y a 400 investigadores de toda España.


El Centro de Actividades Deportivas ofrece subvenciones del 50% a estudiantes para la práctica deportiva

  • A todos aquellos matriculados y que sean beneficiarios de una beca del MEC o de una beca propia de la Universidad de Granada

El Centro de Actividades Deportivas, para este Curso Académico 2010/11, concede subvenciones económicas a todos aquellos estudiantes matriculados en el presente curso, en la Universidad de Granada, que sean beneficiarios de una beca del MEC o de una beca propia de la Universidad de Granada. La subvención será del 50% del coste de cualquier curso programado y del 50% de las tasas de alquiler de pistas individuales (tenis, pádel y voleyplaya).

El Centro de Actividades Deportivas (CAD) con el objetivo de fomentar la práctica deportiva a todos los estudiantes de la Universidad de Granada, ha decidido tomar esta medida para ayudar a los que menos recursos económicos tienen para poder afrontar el pago de las tasas, bien de inscripción a los cursos programados por el CAD, bien al alquiler de las instalaciones individuales.

Desde el Vicerrectorado de Calidad Ambiental, Bienestar y Deporte se señala que en la línea de fomento del deporte base, de deporte para todos, establecida por el Rector en su política deportiva, no podía faltar una medida de este tipo que favorezca realmente que todo estudiante que quiera, pueda practicar su deporte preferido independientemente de los recursos económicos de que disponga.

Más información: http://www.ugr.es/~sdugr/


La mitad de los pacientes con trastorno bipolar sufre alguna discapacidad laboral, social o familiar, según un estudio

La mitad de los pacientes que sufren trastorno bipolar sufren algún tipo de discapacidad laboral, social y familiar, además de que el 20 por ciento aproximadamente presentan discapacidad en estos tres niveles, según se desprende un artículo científico publicado recientemente en la prestigiosa revista ‘Psychiatry Research’.

Este trabajo, publicado por el doctor del Grupo de Investigación en Psiquiatría y Neurociencias de la Universidad de Granada (UGR) Luis Gutiérrez Rojas, ha analizado los factores asociados a una mayor discapacidad laboral, social y familiar en una muestra de 108 pacientes diagnosticados de trastorno bipolar.

Esta investigación ha revelado que la discapacidad a nivel laboral en estos pacientes está relacionada con un mayor número de episodios maniacos, sufrir tres o más hospitalizaciones psiquiátricas, padecer sintomatología depresiva y tener un bajo nivel educacional. La alta adicción al tabaco también puede ser más discapacitante para los pacientes con trastorno bipolar laboralmente que los síntomas depresivos.

Gutiérrez Rojas afirma que la discapacidad a nivel social –dificultad para establecer relaciones fuera de la familia e integrarse socialmente– en estos pacientes se asocia a sufrir un mayor número de hospitalizaciones y episodios depresivos, así como a tener síntomas activos de depresión. “Tener un gran apoyo social se asocia a una menor discapacidad social en estos pacientes”, destaca el autor de este trabajo.

En último lugar, la discapacidad familiar, esto es, dificultad para tener buenas relaciones entre el paciente y otros miembros de su familia, se ha asociado a las hospitalizaciones, los episodios maniacos, la sintomatología depresiva y con una mayor puntuación en la escala CAGE que mide el abuso de alcohol.

“Si queremos evitar la discapacidad en los pacientes con trastorno bipolar, tenemos que evitar la recurrencia de la misma, evitando los episodios depresivos y maniacos, y actuando con prontitud para que los episodios se traten desde el primer momento y no desemboquen en una hospitalización”, ha relatado.

Gutiérrez Rojas señala que la dependencia al tabaco, además de serias secuelas a nivel físico, está asociada a un peor pronóstico de la enfermedad bipolar. Al mismo tiempo, el apoyo social debe ser mejorado, “e incrementarse en aquellos pacientes que no lo tienen.

El abuso de alcohol es especialmente conflictivo a nivel familiar y es la sustancia adictiva más usada en esta enfermedad. “Explorar y detectar dicho consumo en estos pacientes es especialmente importante si queremos mejorar sus relaciones familiares”.

Los resultados de este trabajo han sido presentados recientemente en el IV Encuentro Hispano-luso de Adherencia Terapéutica celebrado en Oporto (Portugal), donde fue galardonado con el tercer premio de investigación.

Descargar


La mitad de pacientes bipolares sufre alguna discapacidad social o laboral

Un estudio de la Universidad de Granada ha revelado que la mitad de los pacientes con trastorno bipolar sufre algún tipo de discapacidad familiar, social o laboral relacionada con factores como episodios maniacos o la alta dependencia nicotínica.

La dificultad para poder trabajar y desempeñar una labor normalizada está relacionada con una mayor tasa de hospitalizaciones por episodios psiquiátricos de gran intensidad, una sintomatología depresiva generalizada y un bajo nivel educacional, según el estudio.

La alta adicción al tabaco puede ser más discapacitante laboralmente para los pacientes bipolares que los síntomas depresivos, según los resultados de este estudio publicado recientemente por la revista científica “Psychiatry Research” y que ha sido premiado en el IV Encuentro hispano-luso de adherencia terapéutica celebrado en Oporto (Portugal).

La investigación ha trabajado con una muestra de 108 pacientes diagnosticados de trastorno bipolar en la que se han analizado los factores asociados a una mayor discapacidad laboral, social y familiar.

Aproximadamente el 20% de los enfermos bipolares presenta discapacidad en los tres niveles, según este estudio, cuyo autor es Luis Gutiérrez Rojas, miembro del grupo de investigación en Psiquiatría y Neurociencias de la Universidad de Granada bajo la dirección del catedrático Manuel Gurpegui Fernández de Legaria.

La discapacidad familiar (dificultad para tener buenas relaciones entre el paciente y otros miembros de su familia) se ha asociado a las hospitalizaciones, los episodios maniacos, y también al abuso en el consumo de alcohol.

El alcohol es la sustancia adictiva más usada por los pacientes bipolares, por lo que explorar y detectar dicho consumo en estos pacientes es especialmente importante para mejorar sus relaciones familiares, según los expertos.

Descargar


MAR MORENO APUESTA POR INVERTIR EN CONOCIMIENTO E INVESTIGACIÓN EN MOMENTOS DE ‘DIFICULTADES PRESUPUESTARIAS’

La consejera de la Presidencia y Portavoz del Gobierno andaluz, Mar Moreno, ha destacado la necesidad de “invertir en conocimiento e investigación” en momentos de “dificultades presupuestarias”, y ha señalado que Andalucía es la tercera comunidad que más destina a estas materias.

Moreno presentó en Sevilla los resultados de la Convocatoria de Ayudas a Proyectos de Investigación de 2010 del Centro de Estudios Andaluces, dependiente de la Consejería de la Presidencia. En esta sexta edición se han seleccionado 16 proyectos, que serán ejecutados por 69 investigadores procedentes de todas las universidades andaluzas a lo largo del próximo año y recibirán 322.000 euros.

La titular de Presidencia ha querido trasladar la satisfacción del Gobierno andaluz por “el gran número de sabios y sabias” que realizan su trabajo en la comunidad. También se ha referido a la importante labor que están llevando a cabo las universidades andaluzas y ha felicitado por un lado, al Proyecto Andalucía Tech, pilotado por las universidades de Sevilla y Málaga, que recientemente ha sido reconocido como Campus de Excelencia Internacional; y por otro, a la Universidad de Granada, por su proyecto Campus Bio Tic, que ha alcanzado la consideración de Campus de Excelencia Regional Europea.

Respecto a la convocatoria de ayudas a la investigación del Centro de Estudios Andaluces, han concurrido un total de 160 proyectos procedentes de toda España. Las propuestas seleccionadas se han ajustado a las líneas estratégicas de investigación establecidas por este organismo, y hacen especial hincapié en los proyectos que ayudan a detectar los retos del futuro que afrontará, a corto y medio plazo, la comunidad autónoma andaluza.

Mar Moreno ha subrayado el alcance de las iniciativas seleccionadas, que contribuirán a incrementar el conocimiento sobre la realidad social y económica de la comunidad. Según Moreno, se trata de investigaciones en distintas áreas que ayudarán a “comprender mejor” la situación de Andalucía y redundarán, por tanto, en la gestión pública y la toma de decisiones, ya que permiten escuchar las sugerencias y análisis realizados por “técnicos y profesionales”.

La consejera ha valorado también el nivel alcanzado por estos estudios y ha recordado que Andalucía ha dado en las últimas dos décadas un “salto de gigante” en investigación tecnológica e industrial.

Beneficiarios

Respecto a los beneficiarios de estas ayudas, destaca la Universidad de Granada, que recibirá cerca de 95.000 euros para el desarrollo de cinco proyectos de investigación, seguida de la Universidad de Sevilla, con tres proyectos y una dotación de más de 70.000 euros. La Universidad de Córdoba y la Universidad Pablo de Olavide desarrollarán dos proyectos cada una y el Instituto de Estudios Sociales de Andalucía (IESA-CSIC) y las universidades de Cádiz, Huelva y Málaga pondrán en marcha uno cada institución.

Como temáticas principales de las investigaciones se encuentran la educación, el empleo, la economía y el gobierno municipal, aunque también se han seleccionado proyectos relacionados con Dependencia y atención a los mayores, nuevos modelos de familia, movilidad urbana eficiente y agricultura y comercialización. De los 69 investigadores que recibirán las ayudas en esta nueva convocatoria, un 47% es mujer.

Todas las propuestas presentadas han sido objeto de una doble evaluación: la realizada por nueve investigadores ligados al Centro de Estudios Andaluces y la llevada a cabo por 24 evaluadores externos con el objeto de garantizar la objetividad e integridad del proceso. Entre ellos se encuentran investigadores de Universidades andaluzas, y de otras comunidades como la Universidad Autómona de Barcelona, la Pompeu Fabra, la Complutense de Madrid o las Universidades del País Vasco, Zaragoza, Valencia o Castilla La Mancha. Entre los criterios de evaluación se encuentran la excelencia, el interés y la relevancia científica de los objetivos de la propuesta, el grado de innovación, la aplicabilidad social de los resultados, la calidad técnica del proyecto y el currículum del solicitante.

Las ayudas a proyectos de investigación del Centro de Estudios Andaluces, en marcha desde el año 2005, tienen como objeto financiar las propuestas que contribuyan al conocimiento y análisis en torno a la realidad y los retos futuros en el ámbito social, político, económico y cultural de Andalucía. A lo largo de los últimos cinco años, la Fundación ha conseguido beneficiar con estas ayudas a más de 100 proyectos y a 400 investigadores de toda España.

Además de la convocatoria anual de ayudas, el Centro de Estudios Andaluces fomenta la investigación a través de la concesión de becas, la formación de personal investigador, y talleres, seminarios, jornadas y cursos de especialización. Un abanico generador de conocimiento al que se suman también proyectos de investigación propios, convenios de colaboración -fundamentalmente con universidades andaluzas y otras entidades públicas y privadas- y programas de cooperación internacional.

Descargar


La mitad de los pacientes con trastorno bipolar sufre alguna discapacidad laboral, social o familiar, según un estudio

La mitad de los pacientes que sufren trastorno bipolar sufren algún tipo de discapacidad laboral, social y familiar, además de que el 20 por ciento aproximadamente presentan discapacidad en estos tres niveles, según se desprende un artículo científico publicado recientemente en la prestigiosa revista ‘Psychiatry Research’.

Este trabajo, publicado por el doctor del Grupo de Investigación en Psiquiatría y Neurociencias de la Universidad de Granada (UGR) Luis Gutiérrez Rojas, ha analizado los factores asociados a una mayor discapacidad laboral, social y familiar en una muestra de 108 pacientes diagnosticados de trastorno bipolar.

Esta investigación ha revelado que la discapacidad a nivel laboral en estos pacientes está relacionada con un mayor número de episodios maniacos, sufrir tres o más hospitalizaciones psiquiátricas, padecer sintomatología depresiva y tener un bajo nivel educacional. La alta adicción al tabaco también puede ser más discapacitante para los pacientes con trastorno bipolar laboralmente que los síntomas depresivos.

Gutiérrez Rojas afirma que la discapacidad a nivel social –dificultad para establecer relaciones fuera de la familia e integrarse socialmente– en estos pacientes se asocia a sufrir un mayor número de hospitalizaciones y episodios depresivos, así como a tener síntomas activos de depresión. “Tener un gran apoyo social se asocia a una menor discapacidad social en estos pacientes”, destaca el autor de este trabajo.

En último lugar, la discapacidad familiar, esto es, dificultad para tener buenas relaciones entre el paciente y otros miembros de su familia, se ha asociado a las hospitalizaciones, los episodios maniacos, la sintomatología depresiva y con una mayor puntuación en la escala CAGE que mide el abuso de alcohol.

“Si queremos evitar la discapacidad en los pacientes con trastorno bipolar, tenemos que evitar la recurrencia de la misma, evitando los episodios depresivos y maniacos, y actuando con prontitud para que los episodios se traten desde el primer momento y no desemboquen en una hospitalización”, ha relatado.

Gutiérrez Rojas señala que la dependencia al tabaco, además de serias secuelas a nivel físico, está asociada a un peor pronóstico de la enfermedad bipolar. Al mismo tiempo, el apoyo social debe ser mejorado, “e incrementarse en aquellos pacientes que no lo tienen.

El abuso de alcohol es especialmente conflictivo a nivel familiar y es la sustancia adictiva más usada en esta enfermedad. “Explorar y detectar dicho consumo en estos pacientes es especialmente importante si queremos mejorar sus relaciones familiares”.

Los resultados de este trabajo han sido presentados recientemente en el IV Encuentro Hispano-luso de Adherencia Terapéutica celebrado en Oporto (Portugal), donde fue galardonado con el tercer premio de investigación.

Descargar


La mitad de los pacientes con trastorno bipolar sufre alguna discapacidad laboral, social o familiar, según un estudio

La mitad de los pacientes que sufren trastorno bipolar sufren algún tipo de discapacidad laboral, social y familiar, además de que el 20 por ciento aproximadamente presentan discapacidad en estos tres niveles, según se desprende un artículo científico publicado recientemente en la prestigiosa revista ‘Psychiatry Research’.

Este trabajo, publicado por el doctor del Grupo de Investigación en Psiquiatría y Neurociencias de la Universidad de Granada (UGR) Luis Gutiérrez Rojas, ha analizado los factores asociados a una mayor discapacidad laboral, social y familiar en una muestra de 108 pacientes diagnosticados de trastorno bipolar.

Esta investigación ha revelado que la discapacidad a nivel laboral en estos pacientes está relacionada con un mayor número de episodios maniacos, sufrir tres o más hospitalizaciones psiquiátricas, padecer sintomatología depresiva y tener un bajo nivel educacional. La alta adicción al tabaco también puede ser más discapacitante para los pacientes con trastorno bipolar laboralmente que los síntomas depresivos.

Gutiérrez Rojas afirma que la discapacidad a nivel social –dificultad para establecer relaciones fuera de la familia e integrarse socialmente– en estos pacientes se asocia a sufrir un mayor número de hospitalizaciones y episodios depresivos, así como a tener síntomas activos de depresión. “Tener un gran apoyo social se asocia a una menor discapacidad social en estos pacientes”, destaca el autor de este trabajo.

En último lugar, la discapacidad familiar, esto es, dificultad para tener buenas relaciones entre el paciente y otros miembros de su familia, se ha asociado a las hospitalizaciones, los episodios maniacos, la sintomatología depresiva y con una mayor puntuación en la escala CAGE que mide el abuso de alcohol.

“Si queremos evitar la discapacidad en los pacientes con trastorno bipolar, tenemos que evitar la recurrencia de la misma, evitando los episodios depresivos y maniacos, y actuando con prontitud para que los episodios se traten desde el primer momento y no desemboquen en una hospitalización”, ha relatado.

Gutiérrez Rojas señala que la dependencia al tabaco, además de serias secuelas a nivel físico, está asociada a un peor pronóstico de la enfermedad bipolar. Al mismo tiempo, el apoyo social debe ser mejorado, “e incrementarse en aquellos pacientes que no lo tienen.

El abuso de alcohol es especialmente conflictivo a nivel familiar y es la sustancia adictiva más usada en esta enfermedad. “Explorar y detectar dicho consumo en estos pacientes es especialmente importante si queremos mejorar sus relaciones familiares”.

Los resultados de este trabajo han sido presentados recientemente en el IV Encuentro Hispano-luso de Adherencia Terapéutica celebrado en Oporto (Portugal), donde fue galardonado con el tercer premio de investigación.

Descargar


La mitad de los pacientes con trastorno bipolar sufre alguna discapacidad laboral, social o familiar, según un estudio

La mitad de los pacientes que sufren trastorno bipolar sufren algún tipo de discapacidad laboral, social y familiar, además de que el 20 por ciento aproximadamente presentan discapacidad en estos tres niveles, según se desprende un artículo científico publicado recientemente en la prestigiosa revista ‘Psychiatry Research’.

Este trabajo, publicado por el doctor del Grupo de Investigación en Psiquiatría y Neurociencias de la Universidad de Granada (UGR) Luis Gutiérrez Rojas, ha analizado los factores asociados a una mayor discapacidad laboral, social y familiar en una muestra de 108 pacientes diagnosticados de trastorno bipolar.

Esta investigación ha revelado que la discapacidad a nivel laboral en estos pacientes está relacionada con un mayor número de episodios maniacos, sufrir tres o más hospitalizaciones psiquiátricas, padecer sintomatología depresiva y tener un bajo nivel educacional. La alta adicción al tabaco también puede ser más discapacitante para los pacientes con trastorno bipolar laboralmente que los síntomas depresivos.

Gutiérrez Rojas afirma que la discapacidad a nivel social —dificultad para establecer relaciones fuera de la familia e integrarse socialmente— en estos pacientes se asocia a sufrir un mayor número de hospitalizaciones y episodios depresivos, así como a tener síntomas activos de depresión. “Tener un gran apoyo social se asocia a una menor discapacidad social en estos pacientes”, destaca el autor de este trabajo.

En último lugar, la discapacidad familiar, esto es, dificultad para tener buenas relaciones entre el paciente y otros miembros de su familia, se ha asociado a las hospitalizaciones, los episodios maniacos, la sintomatología depresiva y con una mayor puntuación en la escala CAGE que mide el abuso de alcohol.

“Si queremos evitar la discapacidad en los pacientes con trastorno bipolar, tenemos que evitar la recurrencia de la misma, evitando los episodios depresivos y maniacos, y actuando con prontitud para que los episodios se traten desde el primer momento y no desemboquen en una hospitalización”, ha relatado.

Gutiérrez Rojas señala que la dependencia al tabaco, además de serias secuelas a nivel físico, está asociada a un peor pronóstico de la enfermedad bipolar. Al mismo tiempo, el apoyo social debe ser mejorado, “e incrementarse en aquellos pacientes que no lo tienen.

El abuso de alcohol es especialmente conflictivo a nivel familiar y es la sustancia adictiva más usada en esta enfermedad. “Explorar y detectar dicho consumo en estos pacientes es especialmente importante si queremos mejorar sus relaciones familiares”.

Los resultados de este trabajo han sido presentados recientemente en el IV Encuentro Hispano-luso de Adherencia Terapéutica celebrado en Oporto (Portugal), donde fue galardonado con el tercer premio de investigación.

Descargar


La mitad de los pacientes con trastorno bipolar sufre alguna discapacidad laboral, social o familiar, según un estudio

La mitad de los pacientes que sufren trastorno bipolar sufren algún tipo de discapacidad laboral, social y familiar, además de que el 20 por ciento aproximadamente presentan discapacidad en estos tres niveles, según se desprende un artículo científico publicado recientemente en la prestigiosa revista ‘Psychiatry Research’.

   Este trabajo, publicado por el doctor del Grupo de Investigación en Psiquiatría y Neurociencias de la Universidad de Granada (UGR) Luis Gutiérrez Rojas, ha analizado los factores asociados a una mayor discapacidad laboral, social y familiar en una muestra de 108 pacientes diagnosticados de trastorno bipolar.

   Esta investigación ha revelado que la discapacidad a nivel laboral en estos pacientes está relacionada con un mayor número de episodios maniacos, sufrir tres o más hospitalizaciones psiquiátricas, padecer sintomatología depresiva y tener un bajo nivel educacional. La alta adicción al tabaco también puede ser más discapacitante para los pacientes con trastorno bipolar laboralmente que los síntomas depresivos.

   Gutiérrez Rojas afirma que la discapacidad a nivel social –dificultad para establecer relaciones fuera de la familia e integrarse socialmente– en estos pacientes se asocia a sufrir un mayor número de hospitalizaciones y episodios depresivos, así como a tener síntomas activos de depresión. “Tener un gran apoyo social se asocia a una menor discapacidad social en estos pacientes”, destaca el autor de este trabajo.

   En último lugar, la discapacidad familiar, esto es, dificultad para tener buenas relaciones entre el paciente y otros miembros de su familia, se ha asociado a las hospitalizaciones, los episodios maniacos, la sintomatología depresiva y con una mayor puntuación en la escala CAGE que mide el abuso de alcohol.

   “Si queremos evitar la discapacidad en los pacientes con trastorno bipolar, tenemos que evitar la recurrencia de la misma, evitando los episodios depresivos y maniacos, y actuando con prontitud para que los episodios se traten desde el primer momento y no desemboquen en una hospitalización”, ha relatado.

   Gutiérrez Rojas señala que la dependencia al tabaco, además de serias secuelas a nivel físico, está asociada a un peor pronóstico de la enfermedad bipolar. Al mismo tiempo, el apoyo social debe ser mejorado, “e incrementarse en aquellos pacientes que no lo tienen.

   El abuso de alcohol es especialmente conflictivo a nivel familiar y es la sustancia adictiva más usada en esta enfermedad. “Explorar y detectar dicho consumo en estos pacientes es especialmente importante si queremos mejorar sus relaciones familiares”.

   Los resultados de este trabajo han sido presentados recientemente en el IV Encuentro Hispano-luso de Adherencia Terapéutica celebrado en Oporto (Portugal), donde fue galardonado con el tercer premio de investigación.

Descargar


La mitad de los pacientes con trastorno bipolar sufre alguna discapacidad laboral, social o familiar, según un estudio

La mitad de los pacientes que sufren trastorno bipolar sufren algún tipo de discapacidad laboral, social y familiar, además de que el 20 por ciento aproximadamente presentan discapacidad en estos tres niveles, según se desprende un artículo científico publicado recientemente en la prestigiosa revista ‘Psychiatry Research’.

Este trabajo, publicado por el doctor del Grupo de Investigación en Psiquiatría y Neurociencias de la Universidad de Granada (UGR) Luis Gutiérrez Rojas, ha analizado los factores asociados a una mayor discapacidad laboral, social y familiar en una muestra de 108 pacientes diagnosticados de trastorno bipolar.

Esta investigación ha revelado que la discapacidad a nivel laboral en estos pacientes está relacionada con un mayor número de episodios maniacos, sufrir tres o más hospitalizaciones psiquiátricas, padecer sintomatología depresiva y tener un bajo nivel educacional. La alta adicción al tabaco también puede ser más discapacitante para los pacientes con trastorno bipolar laboralmente que los síntomas depresivos.

Gutiérrez Rojas afirma que la discapacidad a nivel social –dificultad para establecer relaciones fuera de la familia e integrarse socialmente– en estos pacientes se asocia a sufrir un mayor número de hospitalizaciones y episodios depresivos, así como a tener síntomas activos de depresión. “Tener un gran apoyo social se asocia a una menor discapacidad social en estos pacientes”, destaca el autor de este trabajo.

En último lugar, la discapacidad familiar, esto es, dificultad para tener buenas relaciones entre el paciente y otros miembros de su familia, se ha asociado a las hospitalizaciones, los episodios maniacos, la sintomatología depresiva y con una mayor puntuación en la escala CAGE que mide el abuso de alcohol.

“Si queremos evitar la discapacidad en los pacientes con trastorno bipolar, tenemos que evitar la recurrencia de la misma, evitando los episodios depresivos y maniacos, y actuando con prontitud para que los episodios se traten desde el primer momento y no desemboquen en una hospitalización”, ha relatado.

Gutiérrez Rojas señala que la dependencia al tabaco, además de serias secuelas a nivel físico, está asociada a un peor pronóstico de la enfermedad bipolar. Al mismo tiempo, el apoyo social debe ser mejorado, “e incrementarse en aquellos pacientes que no lo tienen.

El abuso de alcohol es especialmente conflictivo a nivel familiar y es la sustancia adictiva más usada en esta enfermedad. “Explorar y detectar dicho consumo en estos pacientes es especialmente importante si queremos mejorar sus relaciones familiares”.

Los resultados de este trabajo han sido presentados recientemente en el IV Encuentro Hispano-luso de Adherencia Terapéutica celebrado en Oporto (Portugal), donde fue galardonado con el tercer premio de investigación.

Descargar


La mitad de los pacientes con trastorno bipolar sufre alguna discapacidad laboral, social o familiar, según un estudio

La mitad de los pacientes que sufren trastorno bipolar sufren algún tipo de discapacidad laboral, social y familiar, además de que el 20 por ciento aproximadamente presentan discapacidad en estos tres niveles, según se desprende un artículo científico publicado recientemente en la prestigiosa revista ‘Psychiatry Research’.

Este trabajo, publicado por el doctor del Grupo de Investigación en Psiquiatría y Neurociencias de la Universidad de Granada (UGR) Luis Gutiérrez Rojas, ha analizado los factores asociados a una mayor discapacidad laboral, social y familiar en una muestra de 108 pacientes diagnosticados de trastorno bipolar.

Esta investigación ha revelado que la discapacidad a nivel laboral en estos pacientes está relacionada con un mayor número de episodios maniacos, sufrir tres o más hospitalizaciones psiquiátricas, padecer sintomatología depresiva y tener un bajo nivel educacional. La alta adicción al tabaco también puede ser más discapacitante para los pacientes con trastorno bipolar laboralmente que los síntomas depresivos.

Gutiérrez Rojas afirma que la discapacidad a nivel social –dificultad para establecer relaciones fuera de la familia e integrarse socialmente– en estos pacientes se asocia a sufrir un mayor número de hospitalizaciones y episodios depresivos, así como a tener síntomas activos de depresión. ‘Tener un gran apoyo social se asocia a una menor discapacidad social en estos pacientes’, destaca el autor de este trabajo.

En último lugar, la discapacidad familiar, esto es, dificultad para tener buenas relaciones entre el paciente y otros miembros de su familia, se ha asociado a las hospitalizaciones, los episodios maniacos, la sintomatología depresiva y con una mayor puntuación en la escala CAGE que mide el abuso de alcohol.

‘Si queremos evitar la discapacidad en los pacientes con trastorno bipolar, tenemos que evitar la recurrencia de la misma, evitando los episodios depresivos y maniacos, y actuando con prontitud para que los episodios se traten desde el primer momento y no desemboquen en una hospitalización’, ha relatado.

Gutiérrez Rojas señala que la dependencia al tabaco, además de serias secuelas a nivel físico, está asociada a un peor pronóstico de la enfermedad bipolar. Al mismo tiempo, el apoyo social debe ser mejorado, ‘e incrementarse en aquellos pacientes que no lo tienen.

El abuso de alcohol es especialmente conflictivo a nivel familiar y es la sustancia adictiva más usada en esta enfermedad. ‘Explorar y detectar dicho consumo en estos pacientes es especialmente importante si queremos mejorar sus relaciones familiares’.

Los resultados de este trabajo han sido presentados recientemente en el IV Encuentro Hispano-luso de Adherencia Terapéutica celebrado en Oporto (Portugal), donde fue galardonado con el tercer premio de investigación.

Descargar


La mitad de los pacientes con trastorno bipolar sufre alguna discapacidad laboral, social o familiar

La mitad de los pacientes que sufren trastorno bipolar sufren algún tipo de discapacidad laboral, social y familiar, además de que el 20 por ciento aproximadamente presentan discapacidad en estos tres niveles, según se desprende un artículo científico publicado recientemente en la prestigiosa revista ‘Psychiatry Research’.

Este trabajo, publicado por el doctor del Grupo de Investigación en Psiquiatría y Neurociencias de la Universidad de Granada (UGR) Luis Gutiérrez Rojas, ha analizado los factores asociados a una mayor discapacidad laboral, social y familiar en una muestra de 108 pacientes diagnosticados de trastorno bipolar.

Esta investigación ha revelado que la discapacidad a nivel laboral en estos pacientes está relacionada con un mayor número de episodios maniacos, sufrir tres o más hospitalizaciones psiquiátricas, padecer sintomatología depresiva y tener un bajo nivel educacional. La alta adicción al tabaco también puede ser más discapacitante para los pacientes con trastorno bipolar laboralmente que los síntomas depresivos.

Gutiérrez Rojas afirma que la discapacidad a nivel social –dificultad para establecer relaciones fuera de la familia e integrarse socialmente– en estos pacientes se asocia a sufrir un mayor número de hospitalizaciones y episodios depresivos, así como a tener síntomas activos de depresión. “Tener un gran apoyo social se asocia a una menor discapacidad social en estos pacientes”, destaca el autor de este trabajo.

En último lugar, la discapacidad familiar, esto es, dificultad para tener buenas relaciones entre el paciente y otros miembros de su familia, se ha asociado a las hospitalizaciones, los episodios maniacos, la sintomatología depresiva y con una mayor puntuación en la escala CAGE que mide el abuso de alcohol.

“Si queremos evitar la discapacidad en los pacientes con trastorno bipolar, tenemos que evitar la recurrencia de la misma, evitando los episodios depresivos y maniacos, y actuando con prontitud para que los episodios se traten desde el primer momento y no desemboquen en una hospitalización”, ha relatado.

Gutiérrez Rojas señala que la dependencia al tabaco, además de serias secuelas a nivel físico, está asociada a un peor pronóstico de la enfermedad bipolar. Al mismo tiempo, el apoyo social debe ser mejorado, “e incrementarse en aquellos pacientes que no lo tienen.

El abuso de alcohol es especialmente conflictivo a nivel familiar y es la sustancia adictiva más usada en esta enfermedad. “Explorar y detectar dicho consumo en estos pacientes es especialmente importante si queremos mejorar sus relaciones familiares”.

Los resultados de este trabajo han sido presentados recientemente en el IV Encuentro Hispano-luso de Adherencia Terapéutica celebrado en Oporto (Portugal), donde fue galardonado con el tercer premio de investigación.

Descargar