Inicio / Historico

“A mí me impresiona ver que un sábado de invierno el Ateneu está tan lleno”

Margarita Orfila, nueva presidenta de la centenaria entidad mahonesa, recoge el cargo con la voluntad de continuar con la labor precedente y la intención de atraer más aún a la sociedad
Sia Pons, MAÓ 01/07/2012 3 comentarios Enviar Imprimir A+ A-

 

Ateneu. Margarita Orfila quiere implicar a más gente joven y ofrecerles un espacio donde serán escuchados – Gemma Andreu
Margarita Orfila (Maó 1957) es, desde el pasado miércoles la nueva presidenta del Ateneu de Maó. Asume el cargo después de ocho años como vicepresidenta y lo hace siendo la primera mujer que ocupa este puesto lo que reconoce como un honor aunque “lo que me gustaría es que no fuera necesario que hubiese leyes específicas de género porque significaría que la sociedad está mucho más avanzada, ojalá llegue pronto el día que estas leyes se tengan que derogar”.
Margarita Orfila es catedrática de arqueología por la Universidad de Granada en la que se dedica a la docencia y a la investigación. También es miembro de la Academia de Bellas Artes de Granada. En Menorca está al frente de la sección de Historia y Arqueología del IME. Como arqueóloga ha dirigido durante muchos años la excavación de Pollentia entre otras. En Menorca dice querer sellar su carrera de trabajo de campo en Calascoves donde nació su vocación siendo niña y donde continua trabajando junto al catedrático Marc Mayer y la arqueóloga Giulia Baratta de la Universidad de Macerata en la Cova dels Jurats en la que han podido descifrar la lectura que confirma la existencia de un santuario en el que se celebraban unos actos el 21 de abril, el día del nacimiento de Roma.

Nueva presidencia y nuevo equipo, ¿cómo afronta los dos próximos años en el Ateneu de Maó?
Lo primero con ilusión, siendo conscientes de la situación generalizada que se da en todas las instituciones, no son tiempos buenos pero yo creo que el Ateneu tiene una trayectoria de más de 100 años y una dinámica generada que funciona de maravilla. Muchas de las actividades que promovemos tienen una gran cantidad de público, todo esto lo vamos a mimar. Toda la tradición de dar clases de dibujo y pintura, tanto para niños como para adultos, me parece preciosa, y no digamos de la sección de música, hay no sé cuántas clases, la Filarmónica… Ver las tardes del Ateneu llenas de gente que sube y baja me parece un lujo. Las tertulias de los martes, a todo el mundo que se le pide participa en ellas. La sección de fotografía, tres cuartos de lo mismo. El cineclub que se ofrece desde el cine convencional y también desde la propia sede del Ateneu. También la literatura, los clubs de lectura tanto para adultos como para jóvenes tienen una demanda. Los ciclos de conferencias como el del mundo clásico o las obras maestras de música, conferencias puntuales, con todo esto yo creo que ya es un éxito. A mí me impresiona que un sábado por la tarde, con un frío de muerte, esto esté lleno, no solo la sala sino también todos los espacios habilitados.

¿En qué quiere poner el énfasis de su aportación?
Nos interesa todo lo que acabo de decir y crear proyectos nuevos, por supuesto. Hay un montón de gente de Menorca que tiene entre 30 y 40 años, algunos residentes, otros que están fuera, que están realizando estudios y tienen trayectorias que queremos que nos cuenten y aporten todo su potencial al Ateneu. Nos interesa que esta gente joven forme parte también de nuestra entidad, ya estamos hablando con ellos y las respuestas son muy positivas. Su implicación es necesaria, tienen que ver el Ateneu como un lugar donde expresar sus opiniones, sus ideas y trabajos. Tenemos ya nombres pensados para una propuesta que hice yo misma y que ya hemos hecho en dos ocasiones, es el “Recordando con…”, “Recordando a…”. También pondremos énfasis en una propuesta en la que estoy muy involucrada y en la que creo firmemente, Menorca tiene que ser Patrimonio de la Humanidad y la sociedad debe implicarse de forma decisiva en ello, lo promocionaremos también desde el Ateneu como lo hacemos desde el IME, también con Amics des Museu de Menorca. Ya tenemos pensadas unas quince o dieciséis propuestas para trabajar la opción de intentar estar en las listas indicativas de Patrimonio de la Humanidad por nuestra cultura talayótica, con todo lo que es la prehistoria, el hombre y la piedra en Menorca. También queremos enseñar más el Ateneu a la gente para que conozca todo lo que tiene, haremos jornadas de puertas abiertas, visitas guiadas o recorridos, para que se descubra el fondo de la Biblioteca y el Archivo, el Museo de Ciencias que tenemos con impresionantes colecciones de animales disecados, una colección muy bonita de algas marinas, cerámicas, colecciones de pintura de artistas relevantes y tantas otras cosas. Todo esto hay que ponerlo de nuevo en solfa porque lleva demasiados años cerrado. A partir de la segunda quincena de julio el equipo nos reuniremos y concretaremos ya la nueva programación.

Cuando iba a presentar su candidatura mencionó que debería crecer el número de socios.
Sí, yo creo que para todas las instituciones los socios van a tener que ser el soporte económico, además todas las subvenciones que vengan serán buenas. El Ateneu tiene una Fundación que se ha ido promocionando cada vez más y hay una serie de donaciones a la Fundación que también hay que promocionar porque es interesante para los empresarios ya que según lo presentado en la declaración de la renta les supone un 35 por ciento de lo que han entregado y para los particulares un 25 por ciento.
Los socios son muy importantes, son la base que en nuestro caso suman más de 600, tenemos allí un potencial de gente extraordinario. Los socios están muy implicados en todo lo que hacemos, lo demuestra la afluencia que tiene el Ateneu como antes comentaba. Pero siempre se quieren más, toda esta gente de 30 años y más queremos que también se impliquen y se hagan socios, lo que cuesta por trimestre realmente no es mucho y está al alcance de todo el mundo. La sociedad menorquina está muy implicada con tantas entidades que hay solo en Maó, el Orfeó Maonès, los Amics de s’Òpera y tantas otras. Yo vivo fuera y veo que lo que pasa aquí es realmente extraordinario. Todo ello se tiene que mimar, cuidar y fomentar.

Cada vez cuesta más traer expertos de fuera que han contribuido también tanto al Ateneu. En las palabras que dedicó a los presentes el día de su nombramiento dejó claro que, aún con un esfuerzo mayor, no piensan desistir en intentarlo.
Sí, por supuesto, es básico. El Ateneu siempre ha tenido ese punto, hay otras entidades que lo están haciendo también como la Fundació Rubió i Tudurí o los Foros que está organizando el Diari Menorca como el que se realizará en breve en el Teatre Principal. Aún con todo nosotros pondremos todo nuestro esfuerzo para poder seguir trayendo también gente de fuera. También contamos en que en muchas ocasiones, incluso aprovechándonos de las buenas amistades que podamos tener los que estamos en la Junta, podamos contar con la presencia de gente destacada. Igualmente podemos contactar con personas que visitan la Isla a los que podremos invitar a dar una conferencia. Esta estructura es algo que ha ido funcionando, yo misma fui invitada, cuando aún no era ni socia del Ateneu, a dar una charla cuando estuviese en la Isla, y lo hice encantada, fue un honor para mi. Yo creo que este es un sentimiento que tiene mucha gente, tanto menorquines como no menorquines.

Hay pocos cambios en los nombres que encabezan las vocalías…
Hay pocos cambios por lo que he dicho antes, cómo podemos quitar a Antonio Olives que está llevando las tertulias de maravilla, como podemos mover a Francisco Quadrado que lleva el tema de fotografía tan bien, la vocalía de música funciona fantásticamente, el trabajo de César Rodríguez con el cine club no te digo, Maria José Fernández entró hace dos años, José Luis Sastre es importante que continúe en el apartado de tesorería… entonces todo lo contrario, queremos y debemos continuar con ellos.

Aún así algunos nombre nuevos hay.
También, claro. Carme Cloquells asume la vocalía de Literatura porque Margarita Ballester no podía continuar. Patricia Menéndez llevará la sección de juventud, Miguel Barca toda la parte de las cuestiones de exterior y José María Puig porque necesitábamos alguien que nos cubriera el aspecto legal. Carlos Medina entra en la parte de la Biblioteca En la directiva también hemos hecho un poquito de cambio, el vicepresidente primero, Antonio Casasnovas, será mi mano derecha y entra como nuevo secretario Oscar Sbert. Hace años se cambiaba la mitad de los nombres y yo creo que esto es bueno, porque así es como una rueda, va variando pero sin perder el círculo. Todo el núcleo de la Junta Directiva tenemos que ser un equipo fuerte de este trabajo colegiado, que ya dije, que teníamos que hacer unidos. Al día siguiente ya nos reunimos y tomamos algunas decisiones. Yo estaré muchas veces ausente pero es maravilloso el mail en el que ya nos pasamos ideas, pero siempre todo serán decisiones colegiadas. También quiero tener unas palabras para el presidente saliente José Antonio Fayas que ha hecho una labor extraordinaria, yo estoy heredando una labor previa con un nivel muy alto fruto de una dedicación que hay que agradecer y aquí hablo yo como socia.

Descargar