Inicio / Historico

Profesionales para las farmacéuticas del futuro

Los medicamentos en terapias avanzadas son muy diferentes a las moléculas de las farmacéuticas clásicas. Consisten en terapias celulares y genéticas. Por eso se abre un espacio laboral para un profesional nuevo y distinto”, piensa José María Pérez Pomares, profesor del máster en Fabricación de Medicamentos en Terapias Avanzadas de la Universidad de Granada. Este posgrado acaba de inaugurar su tercera edición, la primera que se ha convertido en internacional impartiéndose en inglés, con una parte teórica online y una práctica en la ciudad andaluza.
El ámbito de las terapias avanzadas engloba la terapia celular, la genética y la ingeniería de tejidos. Europa considera desde 2003 las soluciones científicas de estos campos, como puede ser el implante celular, un medicamento. Pero está muy lejos de lo que se entiende como un fármaco tradicional donde se desarrolla una molécula. Por eso, es necesario un nuevo profesional que sepa cómo funciona la cadena de fabricación en el laboratorio.
El máster está patrocinado por la Fundación Genoma España y organizado también por la Junta de Andalucía, a través de la Iniciativa Andaluza en Terapias Avanzadas. La directora ejecutiva de este organismo, Natividad Cuende, explica que el posgrado se inició como una necesidad propia. “Andalucía, en 2007, decidió dar un impulso para que la investigación básica se trasladara a la clínica y de ella se beneficiaran los pacientes. Hacía falta tener laboratorios específicos, pero comprobamos que no había gente preparada. O bien sabían de fármacos clásicos o venían del campo de la biología sin conocer las terapias avanzadas”.
En España hay alrededor de una veintena de estas salas de fabricación, la mayoría ligadas a centros públicos de investigación y algunos a nuevas compañías de biotecnología. La Universidad de Granada ha montado uno para sus alumnos. “Todavía estamos en un momento incipiente”, aclara Cuende. En Europa únicamente está aprobado un fármaco de terapias avanzadas, ChondroCelect, a base de condrocitos para la regeneración del cartílago de la rodilla. Lo produce la compañía belga Tigenix (que se fusionó con la española Cellerix en 2011). En Andalucía actualmente se llevan a cabo 17 ensayos clínicos, según datos de la Consejería de Salud.
Los profesionales que salgan de este máster “serán capaces de controlar el proceso de fabricación de los medicamentos”, explica el profesor Pérez Pomares, y además a nivel europeo, ya que se comparte la misma legislación. “Podrán trabajar en laboratorios de fabricación de medicamentos y en uno de los campos de la biomedicina más emergentes en la actualidad”, opina Cuende. Sin embargo, el profesor cree que “desafortunadamente todavía no hay una gran demanda de esta profesión porque este tipo de laboratorios es escaso”.
Raúl Alvarado: “No me importaría encontrar trabajo fuera de España”
Es de esos jóvenes sobradamente preparados que está en paro. Raúl Alvarado (Madrid, 1981) ha conocido la dificultad para encontrar trabajo como investigador en España. Tras licenciarse en Bioquímica y trabajar con un contrato predoctoral en el Centro de Biología Molecular-Severo Ochoa, lleva unos meses sin empleo, pero ha continuado escribiendo su tesis. Aunque ha decidido cambiar el rumbo. “Me interesa el ámbito privado. Me gusta mucho su trabajo. La investigación pública es fundamental, pero el apoyo privado para el desarrollo de un fármaco es clave por la cantidad de dinero que hace falta”. Su idea es trabajar como investigador, aunque no lo tiene muy claro, o en el control de calidad para alguna compañía. “Espero tener alguna posibilidad en España, pero al ser un máster de ámbito europeo, no me importaría encontrar trabajo fuera”.

Jaime Tabera: “En la medicina tradicional está todo inventado”
Jaime Tabera (Bilbao, 1978) se ha ido reciclando hacia lo que considera el futuro. Es bioquímico y trabaja en una unidad de trasplantes del Hospital Clínic de Barcelona. “He trabajado en el desarrollo de medicamentos. Ahora se está dando una evolución de la farmacéutica tradicional hacia las terapias avanzadas. Por tanto, mi formación también tiene que evolucionar hacia allí”. Por eso es alumno de esta promoción del máster, que comenzó en enero.

En su trabajo en el banco de tejidos para trasplantes, opina que cada vez hay una línea más difusa entre lo que son los tejidos y las terapias avanzadas. Asegura que el posgrado es muy innovador y responde a una demanda real. “En la medicina tradicional puede que esté todo inventado, y hay muchos afectados de diferentes enfermedades que no tienen respuesta”.

Descargar