Inicio / UGRCultura

Universidades de toda España debaten en Granada sobre cultura universitaria y patrimonio

Las IV Jornadas de Vicerrectores de Extensión Universitaria y Patrimonio reúnen a más de 60 representantes de las universidades españolas

La Universidad de Granada acoge desde hoy y hasta mañana viernes a más de 60 representantes de una treintena de universidades españolas que debatirán sobre el papel de la Extensión Universitaria en el futuro de la educación superior. Las IV Jornadas de vicerrectores de Extensión Universitaria han sido inauguradas en la mañana de este jueves por la rectora de la Universidad de Granada, Pilar Aranda. En su intervención, la rectora ha insistido en el importante papel que cumple la extensión universitaria en la formación del estudiantado y ha insistido en la necesidad de conseguir el reconocimiento social e institucional para esta función de la universidad, la que se empieza a conocer como “la tercera misión”, tras la educación y la investigación.

La rectora ha hablado también de la necesidad de explorar también para este ámbito nuevas vías de trabajo en red, al modo en el que se trabaja, por ejemplo, en la investigación. Las jornadas giran en esta ocasión en torno a dos temas principales, la posibilidad de certificación del curriculum complementario –toda la actividad que en el ámbito de la cultura, deporte, solidaridad, etc. desarrolla el estudiantado durante sus años de formación universitaria– y la relación de las universidades con su patrimonio y cómo desarrollar modelos sostenibles que permitan su financiación, conservación y difusión.

Además de Pilar Aranda, han intervenido en el acto de inauguración Víctor Medina, vicerrector de Extensión Universitaria y Patrimonio, y Antonio Ariño, vicerrector de Cultura y Deporte de la universidad de Valencia. Ariño ha defendido la necesidad de lo que él ha preferido llamar “cultura universitaria” como elemento propio e intrínseco de las “universidades actuales, de tercera generación”. Para Ariño, esta cultura universitaria y su traslado a la sociedad, junto a la evidente función docente e investigadora de la educación superior, ha de ser la respuesta obligada que una sociedad democrática debe esperar de sus universidades.

El debate en torno al currículo extraordinario, que ocupará la primera jornada, gira en torno al modo en el que la educación superior puede certificar las muchas actividades que el estudiantado realiza durante sus años de universidad en ámbitos culturales, solidarios o deportivos, por ejemplo. Es una realidad, ha explicado Víctor Medina, que la sociedad quiere gente bien formada, con conocimiento de las cosas pero también con otras habilidades como capacidades sociales, de gestión del tiempo, de gestión de equipos,… “y eso lo adquieren en ese tipo de actividad que desarrollan en paralelo a la de su día a día en las aulas”. Los vicerrectores reunidos en Granada tratan de buscar un método que permita certificar esa actividad al estudiantado de modo que tengan un documento que les permita justificar además de la actividad realizadas, las competencias y conocimientos aprendidos con ella.

El otro asunto objeto de estudio es el del patrimonio universitario, que ocupará la jornada del viernes. Muchas universidades, principalmente las que se fundaron hace mucho tiempo, cuentan con un patrimonio mueble e inmueble relevante en cantidad y calidad. Eso conlleva para las universidades la necesidad de conservar, catalogar y difundir. Y eso, a su vez, requiere de unas inversiones importantes para las instituciones, algo que en ocasiones supone dificultades a instituciones cuya función original es la investigación, docencia, etc. En este ámbito, se analizarán modelos de conservación y financiación del patrimonio universitario así como las diversas estrategias de colaboración que las instituciones pueden poner en pie en el futuro en materia de patrimonio.