Cargando Eventos

17 Oct, 2019 · 19:30 al 17 Oct, 2019 · 21:00 Espacio V Centenario. Antigua Facultad de Medicina.

Mesa redonda: «En torno a Alberto Iglesias»

Alberto Iglesias / Juan de Dios Salas / Joaquín López / Carlos Mena

Conferencias, seminarios, divulgación científica


Mesa redonda con las intervenciones de Alberto Iglesias, Juan de Dios Salas, Joaquín López González y Carlos Mena, con motivo del concierto que ofrecerá la OCG el 18 de octubre, en el que interpretará las Suites «Volver» y «La piel que habito».

Mesa redonda con entrada libre hasta completar aforo.

  • Fecha: Jueves, 17 de octubre de 2019
  • Lugar: Espacio V Centenario – Sala Máxima
  • Horario: 19:30 h
  • Organiza: Catedra Manuel de Falla en colaboración con la Orquesta Ciudad de Granada
  • Más información: web La Madraza

Sobre Alberto Iglesias y el cine

Cuarenta años han transcurrido desde que Alberto Iglesias (San Sebastián, 1955) hiciera su primera incursión en el mundo del celuloide, actuando y componiendo la banda sonora del cortometraje Ikusmena (Paisaje, 1980) del entonces casi debutante realizador navarro Montxo Armendáriz. Cuarenta años en los que el compositor donostiarra se ha convertido en uno de los músicos de cine más importantes, solicitados y laureados del panorama español e internacional.  Ganador de diez premios Goya (de un total de 16 nominaciones) y nominado en tres ocasiones a los Óscar de la Academia de Holywood, más allá de su impresionante palmarés, Alberto Iglesias ha conseguido que su música forme parte de la identidad estética de cineastas tan destacados como Julio Medem o Pedro Almodóvar, amén de haber colaborado con realizadores consagrados de la industria norteamericana como Oliver Stone (Comandante, 2003), Steven Soderbergh (Che, 2008) o Ridley Scott (Exodus: Gods and Kings, 2014). De formación eminentemente clásica, amante de la música de cámara y creador ballets para la Compañía Nacional de Danza, la personalidad de Alberto Iglesias otorga a sus creaciones una pátina inconfundible que se traduce en una aportación fundamental a las narraciones cinematográficas en las que participa.

Su colaboración con Pedro Almodóvar constituye uno de los encuentros más afortunados del cine español. La llegada de Alberto Iglesias fue providencial para el cine de Almodóvar que, no nos engañemos, siempre había adolecido de una cierta indefinición o indecisión en lo que a la música incidental se refiere. El primer cine de Almodóvar, fresco e intuitivo, en el que las canciones emblemáticas escogidas por el propio realizador constituían una seña de identidad muy del gusto del público, no encontró, sin embargo, un adecuado correlato en las músicas de fondo, a pesar de haber contado con compositores de la talla de Ennio Morricone o Ryūichi Sakamoto. Pero a partir de La flor de mi secreto (1995), primera entrega del binomio Almodóvar-Iglesias, se produjo la alquimia perfecta que permitió al cine del manchego alcanzar su plenitud audiovisual y a la música del donostiarra llegar a formar parte indisoluble de la estética almodovariana. (Nota de Joaquín López González).